lunes, 7 de marzo de 2011

Los cuatro elementos


Sucedió que un día los cuatro elementos, aburridos, decidieron intercambiar roles un rato. El aire se fue a hacer de fuego; la tierra, a oficiar de agua; el agua, de aire y el fuego, de tierra.
En verdad la humanidad siguió su curso como si nada extraño pasara. Entonces se vieron aviones planeando en una olla de fuego como si una bandada de aves Fénix hubieran presentado una muestra de acrobacia aérea; los maratonistas sedientos se tiraron al piso para refrescarse; el aire de las canillas salía frío o caliente, depende del calefón.
Las únicas desorientadas fueron las flores porque ¿desde cuándo las plantaban en agua, las regaban con tierra, hacían fotosíntesis con el fuego y se quemaban con el aire?

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar